03 octubre 2006

Organización de las Bibliotecas escolares

La organización y la gestión de las Bibliotecas escolares suele ser una tarea asumida por los profesores de los centros públicos de Educación Primaria y Secundaria.
Si bien es cierto que en algunas ya existe la figura del bibliotecario - generalmente un licenciado en Biblioteconomía, contratado por las asociaciones de padres- la mayoría, están atendidas por docentes con pocos conocimientos sobre sistemas de clasificación, normativa de préstamos, etc.
Si a esto añadimos la diversidad de criterios a la hora de ordenar las obras de las distintas materias y la falta de coordinación entre las personas responsables, el resultado es el desorden y la infrautilización de uno de los espacios clave en cualquier centro educativo.
En lugar de fomentar la lectura e incitar a los estudiantes a la utilización de sus recursos, las Bibliotecas, a veces, propician lo contrario.

En estas tareas andamos estos días por mi instituto.

No sería tan difícil ponerse de acuerdo en el sistema de clasificación que hay que adoptar, disponiendo de materiales como La clasificación Decimal Universal en los currículos escolares. (Instrucciones para la organización temática de los fondos bibliográficos de las bibliotecas educativas no universitarias), publicación del Departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Navarra.

3 comentarios:

Felipe Zayas dijo...

El problama que señalas es grave. Su solución require una intervención continuada y coherente. Frecuentemente ocurre que a una época de gran preocupación por la biblioteca sucede otra de abandono. Y cuando se retoma el interés de nuevo, se aplican otros criterios. El resultado es un caos. El documento que enlazas puede ser muy útil, por su claridad. Lo voy a fotocopiar inmediatamente.

Angus dijo...

Las bibliotecas escolares requieren una atención constante. Si tuviera que destacar dos espacios de trabajo fundamentales en cualquier centro educativo, creo que estariamos de acuerdo en señalar las bibliotecas y la integración de las TIC. Pero, a veces, nos encontramos con problemas sin resolver, tan básicos, como el de la organización de uno y otro.
Me da la impresión de que siempre estamos empezando.

Mª José Reina dijo...

Creo que con la gestión de bibliotecas pasa algo parecido a la gestión de la informática (yo soy coordinadora informática de mi centro). Las horas que el equipo directivo puede dedicar son siempre insuficientes, y luego se juega con la dedicación "vocacional" de la persona encargada. Así tienes semanas de 10 horas más que tus compañeros, y no es justo. Para las bibliotecas es necesaria la contratación de una persona externa al claustro, como para la informática es necesario un técnico fijo.
Yo también me bajo el pdf y se lo envío a la bibliotecaria de mi centro.